IMPLICACIONES DE LA RESPONSABILIDAD DE LA GESTIÓN DEL COVID-19

Estos son tiempos difíciles para las empresas y sus juntas directivas. La pandemia del Covid-19 ha tenido un impacto financiero adverso significativo en las empresas y la economía mundial en general. Las aerolíneas, las empresas de viajes, el sector de hotelería y los fabricantes se han visto particularmente afectados, por no mencionar el efecto en cascada que está teniendo en otras industrias y sectores a través de la interrupción de la cadena de suministro, la caída de los volúmenes de negocio y la demanda de los consumidores, o el cierre de oficinas y fábricas.

Las empresas y sus juntas directivas no sólo están perturbadas por la planificación de la continuidad de las actividades, la gestión de las cadenas de suministro y la reducción de las pérdidas comerciales, sino que también tienen la responsabilidad añadida de actuar en el mejor interés de sus socios comerciales, los accionistas y los empleados. Las empresas y los directivos se han visto bastante expuestas a diversos riesgos de responsabilidad de gestión.

LO QUE HA SUCEDIDO HASTA AHORA EN EL ÁMBITO DE D&O EN RELACIÓN CON COVID-19

Hasta hace poco, dos destacadas demandas relacionadas con el coronavirus fueron presentadas en las últimas semanas:

El primero fue en contra de una compañía noruega de cruceros

El 12 de marzo de 2020, un accionista presentó una demanda colectiva de valores contra el Norwegian Cruise Line Holdings, Ltd., alegando que la empresa estaba empleando tácticas de venta engañosas relacionadas con el brote) y

La segunda fue contra una empresa farmacéutica (el 12 de marzo de 2020, un accionista de Inovio Pharmaceuticals presentó una demanda colectiva de valores contra la empresa y su Director General basada en las declaraciones del éste sobre el desarrollo de una vacuna COVID-19 por parte de la empresa). Esto es sólo el comienzo de lo que creemos que resultará ser un área más grande y específica o un grupo de demandas de D&O, como los litigios relacionados con los bancos en quiebra en América en 2008-2009 o las demandas por responsabilidad de la gestión cibernética en el pasado reciente.

Las noticias de otras posibles demandas de este tipo en los EE.UU. llegan a diario.

IMPLICACIONES Y COBERTURA DE LA RESPONSABILIDAD DE LA GESTIÓN O ADMINISTRACIÓN

Las pólizas de Responsabilidad Civil de Directores y Administradores deben ser “llamadas” más en estos tiempos difíciles a ofrecer protección a la administración afligida y angustiada. A continuación, se muestran unos ejemplos de las implicaciones del coronavirus en la responsabilidad de los Directores y Oficiales (D&O)

D&O

  • En los Estados Unidos, la Comisión de Valores y Bolsa ha alentado a las empresas a que tengan en cuenta la forma en que el coronavirus puede afectar a sus operaciones a través de sus divulgaciones. Cientos de empresas públicas como Levi Strauss & Co, United Airlines Holdings Inc, Royal Caribbean Cruises Ltd., PapaJohn’s International Inc. etc. han mencionado el nuevo coronavirus en la sección de “factores de riesgo” de sus informes periódicos y prospectos.
  • En los próximos días, los reclamantes podrán alegar que, en las divulgaciones hechas por las empresas, no informaron adecuadamente a los inversionistas de los riesgos a los que se enfrentaba la empresa como consecuencia del brote de coronavirus, o que la empresa no actualizó las divulgaciones anteriores a medida en que las circunstancias evolucionaban.
  • Las reclamaciones de los accionistas pueden surgir alegando que la dirección no ha respondido de manera suficiente o apropiada, a la situación que está en constante evolución o progreso, o que no ha concertado acuerdos de suministro alternativos, o que no ha alcanzado los objetivos comerciales, erosionando así el valor de los accionistas.
  • Los clientes pueden alegar el incumplimiento de los contratos, cuando la dirección es responsable por la falta de supervisión de la ejecución de esos contratos. Sin embargo, esto depende, obviamente, de la forma en que los tribunales en las diversas jurisdicciones interpreten las cláusulas de fuerza mayor en los contratos comerciales.
  • Reclamaciones de los banqueros por incumplimiento de los préstamos.
  • Ciertas empresas podrían ser objeto de denuncias de ventas indebidas y de participación en prácticas comerciales ilícitas si han hecho publicidad y han vendido sus productos aprovechándose indebidamente de la situación actual.
  • Reclamaciones de los organismos reguladores por el incumplimiento de las órdenes reglamentarias de cierre de operaciones o de las normas relativas a la seguridad de los empleados u otras órdenes administrativas relativas al brote.
  • Reclamaciones de los accionistas que alegan la falta de suministro de tecnología o mecanismos alternativos para garantizar el apoyo a los clientes y el negocio “como de costumbre”.
  • Reclamaciones derivadas de la incapacidad de contrarrestar los ataques cibernéticos durante estos tiempos.
  • Demandas de empleados por despidos injustificados o por actuaciones de los Directores en los que se incumpla con las disposiciones del Gobierno frente a la prohibición de terminaciones laborales, licencias no remuneradas o pagos parciales del salario.

COBERTURAS

En el caso del COVID-19, si un Director u Oficial se enfrenta a una reclamación alegando su falta de planificación o no actuando en el mejor interés o por haber tomado decisiones empresariales inapropiadas, lo ideal sería que se active una póliza de D&O para cubrir los gastos de defensa, daños y perjuicios.

Del mismo modo, respondería a las reclamaciones en que se alegara negligencia en la gestión, falta de supervisión y no prestación del apoyo necesario para cubrir los gastos de defensa y los daños y perjuicios.

Dicho esto, algunos aseguradores anunciaron muy recientemente y de forma repentina que incluirían una exclusión relacionada con Corona o Covid19 en muchas de sus  pólizas, incluyendo las de D&O . La exclusión tiene por objeto, en términos generales, excluir cualquier pérdida directa e indirecta como resultado de enfermedades infecciosas o contagiosas, incluidas, entre otras, las enfermedades derivadas del coronavirus.

Si bien esta exclusión está siendo rechazada por los corredores y asegurados y los aseguradores están revisando la misma, será un gran cambio de juego si los aseguradores permiten que se mantenga, lo que afectará negativamente a la cobertura de las pólizas de D&O. Los asegurados y los corredores necesitan (y se recomienda) revisar estas exclusiones y condiciones relativas al virus cada vez que se renueve la póliza de aquí en adelante, porque la exclusión podría permanecer en las pólizas durante algún tiempo.

CONCLUSIÓN

Las empresas y sus directores y funcionarios deben tener en cuenta las reclamaciones que puedan surgir de la gestión de esos riesgos, y tomar nota de la forma en que sus pólizas de seguro de Responsabilidad Civil  de Directores y Administradores pueden responder para proporcionar protección.

Editado por:

Luis Miguel Galvis

Vicepresidente

Howden Re